Glup 2.0


 photo tumblr_ohtknxetpi1v25lqdo2_r1_500_zpszauodtec.jpg


17.1.17

Antes de




¿Qué hacía antes de lo de la deriva de los continentes?

Lo conté hace algún tiempo en un largo escrito, el proceso de encuentro / acercamiento / encantamiento / apasionamiento / explosión / alejamiento / desencuentro. 
Me salió bien bonito, parecía real.

También conté de aquella vez en la que me metí al agua, no recuerdo si era piscina, arroyo, mar abierto o charco, hace mucho. 
Me salió realmente mal, no, el texto no, lo otro, salí hundido, chorreando agua, con una sardina en la oreja, tiritando.
Lo mío no es el agua.

16.1.17

Es el insomnio



No puede dormir y se enreda en recuerdos, se engaña con sus historias, las revive, las cambia, las improvisa, las imagina, las modifica, borra los finales que no.

Da vueltas en la cama y no puede dormir.

(Ya ves, no recuerdo cómo son tus pies, no sé siquiera si alguna vez los he visto. Recuerdo la curva de tu espalda, tus labios entreabiertos, tu mirada, el suave movimiento de tus caderas, el cabello ondulando por la frente, los gemidos, tu risa.)

Escucha el viento de la noche que llega del mar y agita las persianas.

(En el duermevela se esconde un ejército de sombras, me apresuro a borrar tus mensajes, la despedida en la arena, el escueto adiós, nunca supe si decías lo que decías, me perdí en monosílabos, sí, no, nunca entendí lo que escribías.)

Ha parado el viento y llueve, son más de las cuatro de la madrugada, mañana no habrá quién le levante. Eso, si es capaz de dormirse.

(En la dulzura de tus caricias descubrí una puerta a un mar azul, en la tierna corriente de tus manos sentí un mundo nuevo, en la curvatura de tu vientre me perdí, tu novicia lengua hizo en mi maravillas, amén…)

Suena el despertador, otra noche en blanco. 
Se levanta de la cama y se va a trabajar.

15.1.17

Es el naufragio



Todo va (bien, o + o -), navega por un mar en calma hasta que en la cabeza (¿en el alma?) se produce un click apenas perceptible (pero real).

Ha sucedido.

Desde entonces las cosas, eso, lo de vivir, comienza una lenta deriva.

Se da cuenta de ello cuando es tarde, cuando no hay vuelta atrás.
Sigue.

Dolores de estómago, de cabeza, mareos, ahogos, opresión en el pecho, sensación de tristeza, desgana, inapetencia, apatía, somnolencia por el día, insomnio por la noche, sufrimiento (¿me dejo algún síntoma?).

Un día se esconde para llorar.

Y otro.

Es el naufragio. 

(Continúa)

14.1.17

En las calles del aire



En las calles del aire, aquí donde somos reyes absolutos, tiranos, dueños de las horas inmóviles, se encendió una luz y volaron los vencejos que anidaban bajo los alféizares de nada.

Guardé la voz en los intersticios de lo oscuro, esparcí azafrán por los prados, vacié mis alforjas y volver fue una derrota, un sinsentido, una liberación.

Una mujer en la orilla susurraba no sé qué, sin querer escucharla cerré las puertas del océano y las mareas vivas de enero hicieron el resto.

Colgué los sueños en la noria de los días y ahí están, cabecean sin atreverse a bajar, inmóviles en su movimiento, intactos, amarillos, míos.

13.1.17

Cazador herido




Todo es pasado,
todo está lejos ya,
en un mundo en claroscuro

Queda el amarillo
colibrí del miedo.

Equilibrio en la derrota.
La ausencia justo al filo
del olvido.

Queda la estela
del vuelo.

12.1.17

Quello che ho detto ho detto. E qui lo nego!

Lo que he dicho, lo he dicho, y aquí mismo lo niego 
(Totó).




Usted no sabe nadar. Está en la mitad de un mar agitado. No sabe cómo ha podido llegar hasta ahí. Agita los brazos, mueve las piernas, traga agua, tose. Se está ahogando. Es una situación absurda pero usted está a punto de morir. Ha pasado por la cabeza toda su vida en un segundo. Como lleva un tiempo en el agua le ha pasado varias veces. Hay momentos que no recordaba. Sigue agitándose y tragando agua. Es una situación desesperada.

A lo lejos ve un barco, muy a lo lejos. En el hipotético caso que le hubieran avistado no le dará tiempo a llegar para socorrerle.

Hasta aquí.

Este podría ser un guión para un comic.
Pero esto no es un comic, es un blog.
¿Qué es un blog?
Imagino que hay muchas respuestas.
Para mí es un diván en el que me tumbo y cuento.
A veces cuento lo que hacía sobre un diván, cama, pared, alfombra, asiento de atrás de un Simca 1000, bajo una arboleda, entre zarzales (en la época masoquista), sillón de dentista, mesa de sala de juntas, tras una puerta, en el agua, etcétera.
Casi siempre invento y miento, imagino, me conformo y digo.
Siempre siento.
Demasiado.
A veces es tan intenso que sufro.

También cuento lo que pasaba por mi corazón cuando amaba, soñaba, vivía al borde o en el centro, lejos de lo que era, soy, otro, distinto, el que quería ser y nunca seré, mi ahora disfrazado, mi mañana esperanzado, mi ayer maquillado, mi nunca extraído de lecturas alojadas en algún recóndito lugar de mi memoria.
Con una y otra cosa dejo mis historias.

Y quédate tranquilo, el barco te ha visto, han lanzado un bote salvavidas. Por esta vez te has librado.
Pero aprende a nadar, ya ves lo que te puede ocurrir.

11.1.17

Un pez que se muerde la cola.




Un pez que se muerde la cola, es decir la eternidad, es decir lo inalcanzable, repetir y repetir, el día de la marmota, lo de siempre, decir lo ya dicho, decir lo ya dicho, es decir, lo ya dicho, lo que yo te diga, ingenuidad de revisar las estadísticas, lectores curiosos, curiosos que no leen, cuota de comprensión, de comparación, de conciliación de lo (pretendidamente) dicho y lo (naturalmente) entendido, enfrentamiento de voluntades, es decir la libertad, uno escribe lo que quiere, cuando quiere y otro lee y entiende lo que quiere y cuando quiere si quiere, y si no, no, es decir la anarquía de las letras, la suprema libertad, el supremo yo me lo guiso yo me lo como, el lenguaje como un pasquín mojado por el viento, austera manera de no decir nada, es decir, nada, una convocatoria de música y color, colorines, es decir lo digerible, lo que conmigo va, lo mío, yo, mí, me, conmigo, el amor reducido a vagos sonidos convocados a una romería, la mano acariciando su pelo, amarla frente a un espejo, mirándonos, vernos en nuestro deseo desnudo, esos dos somos, ese único ser que gime, suspira, hipa, llora, ríe, se estremece, se busca, tantea la piel, los íntimos secretos, descubrimiento del placer, besos en recónditas esquinas del alma, la confabulación de la seducción, ámame sin medida ni clemencia, deja todo y ven, solo para mí, pertenéceme, ilusa pretensión de quién nada tiene, un pobre sentado en la puerta de la catedral, nada tengo, nada soy, pájaros en vuelo, fotografía de estorninos en el cielo de Berlín, fotografía de estorninos sobre Central Park, ¿son los mismos?, mi mirada, ¿es la misma?, ella rompiendo porcelanas, rabiosa en el silencio, resignada en el destierro, reyes desfilando en el sepelio, perfume de flores rojas, se estruja las manos mientras mira el horizonte oscuro, desnuda por las habitaciones del castillo, abriendo y cerrando la puerta de salones sombríos, húmedos, no está allí y lo saben sus caderas meciéndose sin eco, sus senos que sopesa sin otro tacto que el hastío, abre las piernas y el viento las transita, se mira en el espejo, sola, se tumba escondiendo la cara en la almohada, escucha el eco de su propia risa, el espasmo en el recuerdo, la soledad colgada como un crucifijo pasado de moda, el invierno volverá como un lobo, un flor mustia en un vaso seco, un gorrión muerto en la ventana de atrás, un libro abierto en la página 127, una foto amarilla enmarcada, un reloj imperioso, la pasión en la cesta de las pinzas del tendedero, lo que fue, roto, descascarillado, respiro es decir vivo, es decir aún, es decir un pez que se muerde la cola, la vida es esto y lo descubrimos cada día, sin rebeldía, sin hacer otra cosa que quejarnos, qué otra cosa podemos hacer, cambian los tiempos, estamos en el borde de un cambio magnífico (no quiero decir que sea bueno o malo, no sé, no llego, es decir hablo, solo eso) se rebelan los pueblos, caen tiranos, nuestro propio tirano somos nosotros mismos, nos esclavizamos, nos tenemos escondidos, nos torturamos, nos hemos desayunado la llave de la celda, hemos renunciado a buscar la felicidad, la felicidad es estar vivos, es decir tenemos lo que nos merecemos, los poetas son los grandes mentirosos del lenguaje, son espectros, lengua muerta, fantasmas que copian sentimientos enterrados, invocación de una magia antigua, no, huellas de antepasados, lo ya dicho, lo ya sentido, lo de ayer, hoy no existe, mañana está a un millón de años, la felicidad no está en el mañana, hay un rescoldo de cenizas frente al altar, no sabemos dónde está el cielo, arriba o abajo, dónde, el silencio de dios, dios es Dios, es una pregunta, es decir lo que nadie sabe, demasiado para un día como el de hoy, ¿qué dice este capullo? (eso si has llegado hasta aquí), esta es una página de cuatro (puedo decir sus nombres) que aprecian lo que tiene de reflejo de lo que son, que sobre todo se leen, no os enfadéis pero escribo solo para mí, esos cuatro son yo, somos uno, uno más uno es uno, así hasta cuatro veces, como mínimo (has dicho cuatro, no te rajes ahora), amo a cuatro, no a la vez, nos amamos en ese ser uno, sin dobles sentidos, con pureza de alma y cuerpo, comunión de emociones, de reacciones, del sinsentido de creer lo que no vemos, de vernos desnudos y frágiles, sensibles, únicos, acto de amor frente al espejo, pasión en esta metonimia que me descubrió S y que nunca podré agradecérselo bastante, cuando alguien logra que descubras tus desiertos, tus oasis, tu peor y mejor tú, tu esencia, lo mejor de ti mismo…he vuelto a enseñar el culo, hala, me visto y me voy, mañana más, quizás. 


10.1.17

Guapas/os


Sobre lo políticamente in/correcto. Lo que se llama algo así como un estudio de marketing. Que Facebook, Twitter y similares  son lo que son y dan lo que dan, llegan hasta donde llegan, no política, no sexo, no religión, no definiciones, no enseñar la pata debajo de la puerta aunque  los lobos ya no asustan a nadie, ni siquiera a los valientes. Ya, qué quieres que te diga, que se han terminado las fiestas y volvemos a lo que era, bostezos 10-orgasmos 0, lo que viene siendo la vida de toda la vida, eso mismo, pero no te confíes en cuantito se vaya el anticiclón, suban las temperaturas y caliente el sol o llueva podremos seguir mirando esta pantalla que dicen que atonta pero tú no les creas (en mi caso venía así de serie, en serio, atontado).

Pero.

Contra mi costumbre de no programas me he hecho propósitos para el 2017, a saber: seguir el cursillo de buena gente, tratar de aprobarlo, subir a más montes, más altos, nadar hasta el horizonte,  caminar más (¿+?), Camino de (¿?), retomar lo de los collages (Andrea me ha regalado un curso), escribir menos (¿- ?), leer más (¿más?), estar con más personas reales, cultivar la amistad en vivo y en directo y así hasta cien sabiendo el número uno de la lista, seguir vivo.

También me había propuesto aligerarme de amigos mudos pero, oye, que me da una pereza. Que se den de baja ellos mismos.


No creo que, pero tenía que decirlo.
Guapas/os.



Ah, y leer cada día un capítulo de Los ensayos de Montaigne.


“Montaigne escribe que el hombre es «un objeto extraordinariamente vano, diverso y fluctuante» (I, 1). Y en otro lugar deja cumplida constancia de sus propias contradicciones: «Todas las oposiciones se encuentran en ella [en mi alma] según algún giro y de alguna manera: tímido, insolente; casto, lujurioso; charlatán, callado; sufrido, delicado; ingenioso, obtuso; huraño, amable; mentiroso, veraz; docto, ignorante; y generoso y avaro y pródigo… Nada puedo decir de mí entera, simple y sólidamente, sin confusión y sin mezcla, ni en una sola palabra. «Distinguo» es el componente más universal de mi lógica» (II, 1).”

Pasaje de la introducción de J. Bayod Brau a “Los ensayos.”  de Michel de Montaigne.

9.1.17

Quantum mutatis ab illo.




Por primera vez desde hace meses hoy no me han puesto pañales, espero llegar a tiempo y no mearme.

Me ven escribir como ven a Nieves andar arriba y abajo por el pasillo, como a Julián frotarse el pantalón, como a Carmentxu menear la cabeza sin descanso, otra manía, rutina, un tic, escape de lo mismo y sin embargo.

Me siguen la corriente cuando hablo sin cesar de historias inconexas, nombres nuevos que creen me invento, un ayer florido que ni se plantean, que no aceptan.

Me dicen sí o no, me traen papel, bolígrafos, menean la cabeza con suspiros, me cuidan bien, no hay queja, no me leen.

Mis hijos vienen sábado sí, sábado no, me hablan de sus cosas, me traen libros, algunas veces lloran, mis nietos nunca vienen.

Las piernas me responden, puedo andar apoyado en la enfermera, siento el calor de su brazo, su dulce olor, su voz suave, me trata como a un niño, como al viejo que soy.

Pero estoy vivo.

Sigo sintiendo, escribiendo, soy.

Cuán distinto de cómo era.

8.1.17

Parker y el paisaje



Pasar del yo al paisaje tiene el riesgo de perderse en la nieve, huellas aparte. Pero no, se lo dijo, todo, desde el principio.
En aquella habitación fue sincero, en caricias, en palabras, en su desnudez.
No sabía lo de las sospechas, lo de las precauciones, lo elemental.
Una llamada en la puerta.
—Abre, sé que estáis ahí.

En ese momento Parker sabe que el paisaje ha vuelto al yo.

Traductor

Se quedaron

Lo que hay.

Algunas ilustraciones, fotografías, dibujos, etc, que acompañan a los textos han sido
tomadas de internet y puede que no conste su autor.
Si algún propietario no desea que figuren en este blog, me lo comunica y las retiro.

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com

counter to blogger